Skip to content
2 junio, 2009 / Noógrafo

Abundando en el odio cristiano hacia los demás…

No se, creo que la propia Iglesia Católica supera cualquier descripción que se haga de ella desde un punto de vista anticlerical.  Podrá discutirse la legitimidad de cualquier argumentario de esta naturaleza porque sólo le mueven a uno puros prejuicios. Pues eso me importa lo que una mierda.

Es verdad que me invade un sentimiento de asco profundo y que puede que exista cierto morbo en mis acciones,  pero aún así no deja de ser cierto que esta multinacional del inmovilismo victimista, es mil veces culpable de la desgracia de tantos inocentes. Ruanda, Irlanda, pederastia, genocidio, terrorismo, sangre…  cobran un significado especial cuando se juntan con la idea de catolicismo. Tanto, que si dios existiera debería rendir cuentas eternamente ante  su homólogo el demonio.

Vale: esta entrada de blog es gratuita, pero es que de repente tengo unas ganas locas de volver a leer a mi predilecto escritor Fernando Vallejo;  esta vez nos regaló La puta de Babilonia (Barcelona,  Seix-Barral, 2007).

La puta, la gran puta, la grandísima puta, la santurrona, la simoníaca, la inquisidora, la torturadora, la falsificadora, la asesina, la fea, la loca, la mala […]  la impune bimilenaria tiene cuentas pendientes conmigo desde mi infancia

Contigo y con media humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: