Skip to content
20 julio, 2007 / Noógrafo

La dichosa cadena de enlaces…

Hoy he vuelto a caer con el temita de la cadena de enlaces : se engordan las estadísticas y de repente, aparece en la gráfica de visitas un número insospechado de enlzadores que hacen pingbacks, trackbacks y otras cosas terminadas en back que seguro que existen y yo desconozco; el efecto es como el de las evoluciones de una mosca: en realidad, solo sirve para entretenerte un ratillo, albergar una vana satisfacción cada vez que alguien te cita… y poco más.

Con el rollito estadístico de hoy, me he puesto a explorar los pin-bás , me he emocionado viendo la cantidad de gente que hacía lo que yo y jarto de ese sinsentido, pero sin abandonar la güé, me he puesto a leer a gente que se lo curra mucho (Deakialli es un referente, por ejemplo) y más tarde me ha escrito un señor que tiene una web que sabe una jartá de cosas (como si me hubiera visitado Tom Jones me he quedado) y con eso ya me he dado un paseo por la bilibloglo…bliblosgof… por la comunidad de bloggers de bibliotecas y temas relacionados.

La tarde echá en pinchar enlaces, oiga.

Conste que lo de estas personas arriba citadas tiene mucho mérito. Lo mío es un poco diferente: la verdad, ya de por sí resulta extraño escribir algo que no es un diario personal, ni una página de noticias, ni una columna de opinión sino todo lo contrario, (a un indeterminado número de lectores o pinchadores de enlaces) con la única intención de rellenar el hueco que internet le falta: tu punto de vista sobre nada, como para ponerme a jugar encima a las cadenas de enlaces…

El tema SEO ese creo que al final sirve para usemos más Google, visitemos más blogs de expertos en la materia , páginas de estadísticas de visitas (como si nos fuese la vida en ello) y se nos quede sonrisa tonta por ser usuarios 2.0 del interné. Pero poca chicha le veo yo a eso.

Eso sí, con el rollo de la Web 2.0 las empresas son más amigas nuestras que nunca, nos piden que colaboremos y les demos opinión no solo gratis, sino encima pagando y generándoles beneficios… pinchando sus enlaces. La web 2.0 es la última vuelta de tuerca del capitalismo: pone a los consumidores a trabajar para las empresas. Generando buenas ideas para crear más productos y servicios que vender a más gente. Y el rollo blogosférico es un inmenso laboratorio de pruebas, no se crean… Apuesto a que es la fuente de inspiración de más de un publicista.

¡Y después quieren cobrar royalties! Nos ha jodido, si hacemos promoción gratis de sus productos al adquirirlos sin pagar por internet…

Ya, ya se; si no me gusta, recojo el petate y me pongo a hacer algo de utilidad… pero es que ya estoy dentro y me da pereza salirme. Por cierto, funciona la cadena de enlaces. Aunque a quien mejor le funciona es a quien se la inventó y a los primeros de la lista (esos sí que saben, cuánta envidia me dan y qué pocas ganas de emularlos…)

¡Un saludo para ellos, que son los más espabilados!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: