Skip to content
3 julio, 2007 / Noógrafo

Noografía VI: Paro un poquito, para reflexionar…

Labor de Noógrafo cumplirá 6 meses en poco tiempo. 6 meses, 150 post, nosecuantas etiquetas adheridas a la blogosfera, cuatro miles de lectores (y pico) y una corta, muy corta experiencia.

¿Qué ha producido Labor de Noógrafo en estos 6 meses de vida? De momento, una no muy clara editorial y una peligrosa inclinación hacia la consecución de una estadística saneada (gracias a todas y a todos los que me habéis leído hasta ahora, o perdón), han hecho que pare la máquina a 4325 lectores de altura. Demasiado alto como para pretender seguir sobrevolando la blogosfera… sin ningún destino en concreto.

Reconozco que me ha costado aprender de quién más sabe, porque me a veces me rebosa el orgullo y cometo errores. Reconozco, además, que es momento de reflexionar un poco y decidir si es necesario generar en el blog una línea consecuente de pensamiento: hacia dónde sitúo mi punto de mira es un buen tema de reflexión. Ordenar tags no es una mala tarea de ajuste.

Por tanto: ¿ha servido de algo lo hecho hasta ahora? Dejo que hable Heidegger por mí:
Estamos muy lejos de pensar la esencia del actuar de modo suficientemente decisivo. Sólo se conoce el actuar como la producción de un efecto, cuya realidad se estima en función de su utilidad. Pero la esencia del actuar es el llevar a cabo. Llevar a cabo significa desplegar algo en la plenitud de su esencia, guiar hacia ella, producere. Por eso, en realidad sólo se puede llevar a cabo lo que ya es. Ahora bien, lo que ante todo «es» es el ser. El pensar lleva a cabo la relación del ser con la esencia del hombre. No hace ni produce esta relación. El pensar se limita a ofrecérsela al ser como aquello que a él mismo le ha sido dado por el ser. Este ofrecer consiste en que en el pensar el ser llega al lenguaje. El lenguaje es la casa del ser. En su morada habita el hombre. Los pensadores y poetas son los guardianes de esa morada. Su guarda consiste en llevar a cabo la manifestación del ser, en la medida en que, mediante su decir, ellos la llevan al lenguaje y allí la custodian. El pensar no se convierte en acción porque salga de él un efecto o porque pueda ser utilizado. El pensar sólo actúa en la medida en que piensa…

Y así, sucesivamente.

¡Nos vemos muy pronto! ¡Hasta luego!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: